Responsabilidad extracontractual. Si he sufrido una caída en un establecimiento comercial, ¿puedo reclamar los daños a la propietaria?

Madalina Vaduva, Abogada.

 La responsabilidad civil extracontractual se encuentra regulada en el art. 1902 y siguientes del Código Civil, en virtud del cual: “El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

Este tipo de  responsabilidad extracontractual o aquiliana surge del  principio “alterum non laedere” o, lo que es lo mismo, del deber general de no causar daño a otro, siendo sus presupuestos jurídicos los siguientes:

  • Antijuridicidad de la conducta, esto es, que la acción u omisión sea culposa o negligente (responsabilidad subjetiva) o bien se derive de una actividad de riesgo o peligrosa (responsabilidad objetiva).
  • Daño causado a bienes, derechos o a la propia persona. El daño debe ser cierto (no hipotético o eventual), ya sea personal o patrimonial.
  • Relación de causalidad o nexo causal entre el comportamiento causante del daño y el propio daño.

Como ya hemos adelantado en el primer requisito, existen dos clases de responsabilidad extracontractual, la subjetiva y la objetiva, siendo nuestro deseo, centrarnos a hablar en este articulo, de la responsabilidad objetiva o también llamada responsabilidad por riesgo. Pero, ¿qué implica esta conducta y porqué es importante hacer referencia a la misma al hablar de caídas en establecimientos comerciales?

La responsabilidad por riesgo, sin olvidar el matiz culpabilístico que envuelve el art 1902 del CC, y sin llegar a la objetivización plena, determina que quien crea un riesgo debe responder de sus consecuencias, tanto mas cuando ese riesgo es propio de una actividad empresarial generadora de un beneficio económico para quien crea el riesgo o peligro para terceros, y por ello vienen obligadas las empresas a usar esos avances tecnológicos, no solo en lo relativo en la adquisición de riqueza y bienestar social, sino en hacerlo con las máximas medidas de seguridad y protección que garanticen la falta de peligrosidad, o dicho de otro modo, que quien crea un riesgo aunque su actuar originario sea lícito, debe pechar con los siniestros que aquel provoque, con arreglo al principio de que debe ponerse a cargo de quien obtiene el provecho.

En esta linea, existen numerosas sentencias que han declarado la existencia de responsabilidad de titulares de negocio o de edificios en régimen de propiedad horizontal en relación a caídas acaecidas en los mismos, cuando es posible identificar un criterio de responsabilidad por omisión de medidas de vigilancia, mantenimiento, señalización, cuidado o precaución que debían considerarse exigibles. Como ejemplos, pueden citarse: caída por carencia de pasamos en una escalera, caída en una discoteca sin personal de seguridad, caída durante un banquete de bodas por la insuficiente protección de un desnivel considerable, caída en una zona recién fregada en una cafetería que no se había delimitado debidamente, caída de una señora de 65 años afectada de graves padecimientos óseos y articulares al entrar en una restaurante y no advertir un escalón en zona de penumbra y sin señalización etc.

 

 

En cualquier caso,  y respondiendo a la pregunta inicial, la concurrencia de los presupuestos exigidos en cada caso serán apreciados por el Juez, en función de las características del supuesto en concreto, por cuanto que la graduación de la culpa y la extensión de su responsabilidad la tienen encomendadas los tribunales, aunque, si bien es cierto, que en base a la jurisprudencia estudiada,  a las empresas se les requiere mayor diligencia puesto que como decimos, se están lucrando de una actividad económica, y por ello, si es la propietaria quien ha producido el riesgo, entendemos que es quien debe responder de sus consecuencias.

En ultimo lugar, precisar, que el plazo para reclamar por los daños sufridos, al causante del daño, es de un año desde el acaecimiento lesivo.

 

Haz clic para compartir:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *