Sanción administrativa por uso del teléfono móvil. ¿Hay que recurrir?

Como es sabido por todos nosotros, está prohibida la utilización durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares, por tanto, si nos sancionan en estas circunstancias debemos hacer uso de nuestro derecho de defensa y, recurrir.

Es muy importante saber que en materia administrativa también existe la presunción de inocencia, que asiste a los ciudadanos en los procedimientos sancionadores y que viene regulado en el artículo 53.2.b) de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, conforme al cual en el caso de procedimientos administrativos de naturaleza sancionadora, los presuntos responsables tendrán, entre otros, el derecho ” A la presunción de no existencia de responsabilidad administrativa mientras no se demuestre lo contrario “. Ello, unido a que la falta de notificación al denunciado en el acto, son dos puntos clave para nuestro escrito de alegaciones, pues, esto ultimo provoca su nulidad absoluta, según indica la Sentencia 22/5/1998 TSJ País Vasco nº1356/1996:

“El actor considera que la sanción recurrida es disconforme a derecho ya que vulnera lo dispuesto en el 89 del Texto Refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial aprobado por Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, dado que no se ha notificado al infractor la denuncia en el acto, ni se ha expresado en la misma los motivos por los que no se hizo constar la no notificación.

Que la causa de la no notificación en el acto fue «no detención por necesidades del tráfico, de modo que resulta patente que el expediente no se incoa de oficio, sino en virtud de denuncia de los agentes que establecieron el dispositivo de radar. No es pues un supuesto de incoación de oficio y además tampoco se cumplen los requisitos para tal forma de iniciación exigidos, por lo que decae la argumentación de la representación procesal de la demandada que también resulta incongruente con el propio actuar administrativo, pues mal se compadece que ahora se sostenga que no existía obligación de notificar en el acto la denuncia cuando en la notificación de la misma se expresan las causas que al parecer de la Administración determinaron la omisión del deber de practicarla en el acto al denunciado.

En tal caso es de aplicación la doctrina contenida en las Sentencias de este Tribunal de 12 abril y 19 mayo 1995, dictadas a los Recursos núms. 2478/1992 y 48/1993 a las que cabe añadir entre otras las de 14 y 19 diciembre 1995, 29 abril y 17 mayo 1996, dictadas a los Recursos 22/1993, 1701/1993, 5118/1994 y 98/1990 – entre otras muchas que mantienen igual doctrina- establecen que el citado precepto art. 77 del RDL 339/1990, impone como norma general, que las denuncias de carácter obligatorio formuladas por los agentes de la autoridad se notificarán en el acto al denunciado, haciendo constar los datos que en el mismo se indica. Sólo «por razones justificadas que deberán constar en la propia denuncia, podrá notificársele la misma con posterioridad, termina diciendo este artículo.

Sin duda razones de seguridad jurídica han llevado a que se establezca en el art. 79 del Texto Refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial aprobado por Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre que las denuncias formuladas por Agentes de la Autoridad «se notificarán en el acto al denunciado, pues es el autor del hecho en que consista la infracción el responsable (art. 82 del Texto Refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial aprobado por Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre ). Sólo podrá notificarse aquélla con posterioridad cuando existan razones justificadas, las cuales «deberán constar en la propia denuncia.

Al respecto de este deber de constancia de las causas que impidieron la notificación en el acto al denunciar, la Sala también tiene dicho que es en el boletín de denuncia donde debe hacerse constancia por el agente de las concretas y específicas circunstancias que impidieron efectuar la notificación en el acto al denunciado, siendo el caso de que en el señalado boletín, unido al expediente, no consta en el apartado de observaciones ninguna anotación de la causa que según la Administración demandada impidió el cumplimiento del deber de notificar la denuncia en el acto al conductor de vehículo.

Para mayor información no dude en contactar con nuestro despacho al teléfono 647.14.21.63 o a través de nuestra pagina web.

Madalina Vaduva,

Abogada.

 

www.floresyvaduvaabogados.com

Haz clic para compartir:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *